“El horizonte que nosotros fuimos a buscar lo hemos dejado atrás: buscábamos un horizonte perdido”

Ibrahima Seydi es un artista y luchador comunitario lleva más de 18 años buscando su rumbo en Barcelona. Ahora, recién llegado de una visita a su tierra natal, Casamance, donde ha ido acompañado de su amiga Carla Moral, fotógrafa y comunicadora audiovisual, se dispone a hacer un documental, ‘Horizonte Perdido’, con un doble objetivo: frenar la emigración clandestina y potenciar el regreso de la diáspora senegalesa esparcida por Europa.

¿Cuándo te planteaste la necesidad de realizar un documental?
Hacía ya cuatro años que me lo planteaba. Cuando empecé a entrevistarme en varios medios de comunicación, en representación de los activistas de la Nave, sentí la necesidad de certificar mi biografía y explicar a la gente de Cataluña y de Senegal cómo es la realidad que he vivido durante todos estos años. En el momento que compré el billete para viajar a Senegal y visitar a mi familía este septiembre, tuve claro que había llegado la hora de empezar a planear seriamente el reportaje. Se lo propuse a Carla y ella viajó conmigo para rodar las primeras imágenes y entrevistas.

¿Cuál es el objetivo de este trabajo?
El objetivo es romper mitos, aquí y allí. Por un lado, romper el mito de la emigración clandestina que existe en Senegal. La gente senegalesa piensa que en pisar Europa lo tienes todo. Pero en realidad no es así. Vamos a rodar aquí en Barcelona para mostrar a los senegaleses como viven de mal sus compatriotas. Para demostrar que lo que ven en la televisión, en las telenovelas, no es la realidad.
Por otro lado, este documental también quiere servir para mostrar a los emigrados que estan aquí sin trabajo ni papeles que en Senegal el país está creciendo y que hay oportunidades para volver.

¿Volver es la mejor opción?
En su momento estuve en contra, pero cuando me he parado a pensar he visto que la operación de retorno voluntario nos favorece más. Estos chicos están perdiendo la razón. Hay muchos que están locos, otros enfermos, otros que no tienen ni para comer y hay otros que están durmiendo en la calle. Y si vuelven a su país, seguro que tienen una casa de acogida: o su casa, o la casa de su tío, o casa de su padre. Allí estarán con su familia, con sus vecinos, con sus amigos de la infancia… Tendrán la solidaridad que aquí no pueden encontrar.

¿Influyó el desalojo de la Nave en este deseo de volver?
Sí, a partir del desalojo de la Nave lo pensé con más intensidad. Comprendí que era ilógico vivir en la miseria teniendo cosas allí que me permitirían vivir mejor… Yo creo que sí, que lo más positivo es que volvamos. Porque si no pagamos nuestros impuestos en Senegal, si no contribuimos, ¿cómo vamos a avanzar? Senegal no puede avanzar sin sus jóvenes. Tenemos que luchar para que el país se pueda desarrollar. Además, mucha gente ya vino con la idea de volver. Venir aquí, ahorrar durante unos años y regresar para llevar a cabo sus proyectos. Son pocos los que vinieron para quedarse.

Pero para muchos resulta difícil regresar…
Sí, es difícil precisamente por lo que te contaba: los que están allí se creen que tenemos mucho dinero. Cuando vas allí no paran de pedirte. Por eso muchos no quieren volver.
[Carla Moral — Sí, lo que cuenta Ibra es cierto. Al llegar allí me sorprendió ver que todo el mundo le estaba pidiendo dinero, como si viniera de un sitio, no sé… ¡De las Américas! Incluso su familia. Y cuando él decía: “no puedo”, no se lo creían. Lo llamaban egoísta y al final tenía que dar…]
Muchos piensan quedarse en Europa hasta que consigan el éxito… Pero para eso está el documental, para hacer todo lo posible por romper con este mito. Solo así los emigrados podremos volver.


Carla Moral: “Todo el mundo le estaba pidiendo dinero a Ibra. Como si viniera de un sitio, no sé… ¡de las Américas!”


Y, ¿quién o qué ha alimentado este mito europeo?
Esto se debe al orgullo afro-senegalés. La responsabilidad es nuestra. Somos nosotros mismos los que proyectamos una imagen que no es real. Llevamos allí unos lujos que en realidad no tenemos y hemos ahorrado durante mucho tiempo para tenerlos y mostrar que estamos viviendo bien, cuando en realidad no estamos viviendo para nada bien.
Yo me arrepiento mucho de esto, la verdad. Ahora si voy allí me muestro sencillo, tal y como vivo aquí, o incluso me visto peor que ellos para mostrarles que Europa ya no es como antes. No es el horizonte que creemos, el horizonte que nosotros fuimos a buscar lo hemos dejado atrás. El horizonte real está allí, en Senegal. Buscábamos un horizonte perdido, un horizonte equivocado. Y de aquí nace el nombre del documental: Horizonte Perdido.

Carla Moral e Ibrahima Seydi traducen al castellano las entrevistas capturadadas durante el viaje./ Mònica López

¿Regresar no implica darse por vencido frente a los que repiten una y otra vez “que se vayan a su país”?
Es verdad. Pero tenemos que pensar en nuestro bien, y pasar de lo que digan los demás. Porque desde el tiempo de los esclavos estamos pensando en los demás. Tenemos que perdonar, pero tenemos que seguir luchando. Digan lo que digan, seguimos luchando.


“El racismo está en las instituciones (…) si no cambian este sistema, nunca se va a acabar el apartheid”


¿Cómo ves el racismo en Cataluña?
Aquí la población no es racista. El racismo está en las instituciones: ayuntamiento, Generalitat, gobierno. Construyeron un modelo que es puro apartheid. Incluso en la sanidad. Y no se va a acabar por mucho que luchemos. Si no cambian este sistema, nunca se va a acabar el apartheid. Hicieron desaparecer la historia del comercio triangular y la colonización, para que los futuros policías, los futuros ministros, puedan seguir sin remordimientos con este sistema racista, sin haber reflexionado sobre el daño que occidente ha causado en África. Si se planteara bien la historia desde la educación de base, algo cambiaría.

¿Cuál es el camino para solucionarlo?
En mi clase, en francés, había escrito en la pizarra: “Apartheid est un crime contre l’humanité”. Si desde pequeños, en todos los pueblos africanos tenemos esta frase en nuestras pizarras, por qué aquí no? Por qué no intentan hacer una campaña donde se escriba esta frase en todas las aulas? Si les interesa que esto termine… Y que se den cuenta que un día, África, como su palmera verde, florecerá y dejará muy buenos dátiles. Y el señor del Norte, que está en su sofá, vendrá a buscar estos dátiles. Y este momento llegará en breve. Por esto, el Norte tiene que cambiar su mentalidad e intentar convivir con el Sur.


“Un día África florecerá y dejará muy buenos dátiles. Y el señor del Norte, que está en su sofá, vendrá a buscarlos”


¿Qué retos os presenta ‘Horizonte Perdido’ próximamente?
Queremos difundirlo por toda España. Y cuando terminemos también en Europa, traduciéndolo al inglés y el francés.Y finalmente pasarlo en Senegal también.

Y ¿cómo vais a conseguirlo?
Estamos buscando alguna subvención. Porqué hasta ahora hemos acarreado nosotros dos sólos con todos los costes del viaje…

Seguramente al Ayuntamiento de Barcelona le interese potenciar vuestro punto de vista…
Yo no les debo nada a ellos. Pero ellos desde la lucha de la Nave nos deben muchas promesas que todavía no se han cumplido… y el caso es, ¿cómo vamos a resolver la situación? Yo la solución la tengo, por eso fui a realizar este documental. Ahora les toca a ellos dar facilidades, porque les interesa tanto como a nosotros acabar con este conflicto.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s